Skip to content

Historia (1): De la prehistoria a la época romana

22 febrero, 2010

 

             La arqueología poco puede aclararnos hasta el momento acerca del primitivo hábitat humano en el término municipal de Tajueco puesto que los estudios arqueológicos sobre el mismo son prácticamente inexistentes: sólo un par de catas han realizado los arqueólogos en su tierra miocénica, concretamente en los parajes de Santo Domingo y Cerro Moral, donde localizaron en 1977 restos cerámicos que parecen datar de centurias recientes (siglos XVI-XVIII), y únicamente cabe reseñar en ellos la aparición de un resto de sílex que suponemos musteriense, del Paleolítico Medio, que se custodia en el Museo Numantino de Soria con la catalogación 94/386, y que puede fecharse con una antigüedad de unos 32.000 años antes de Cristo.

            Hemos leído que muy cerca de Tajueco, en Fuentepinilla, se han encontrado piezas talladas de pedernal desde el cerro de San Miguel hasta la localidad de Osona, que corresponden al Paleolítico Inferior, es decir de hace nada menos que unos 300.000 años, como los de Ambrona y Torralba del Moral en la tierra de Medinaceli. También se ha constatado la presencia de restos cerámicos morenos de la Primera Edad del Hierro en dicho cerro de San Miguel, correspondientes a un poblado fortificado celta o castro, que pudo estar habitado entre el siglo VIII y  mediados del siglo IV a. C. Y allí mismo se ha encontrado cerámica celtíbera de los siglos IV al II a.C, de la Segunda Edad del Hierro. Asimismo, cerámica celtibérica se localizó en lo alto del portillo de Andaluz.

            Por nuestra parte recordamos que, hacia 1980, encontró José Manuel Isla de Gracia una piedra pulimentada en el muro de la dehesa. Años después, al ver piezas similares en el Museo Numantino, nos dimos cuenta de que correspondía a un hacha de las llamadas “piedras del rayo” y que comienzan a darse con el Neolítico, si bien tal forma de pulir la piedra se continuó realizando en etapas posteriores. En torno a El Burgo de Osma y en el término de Centenera de Andaluz se encontraron también hachas pulimentadas (a finales del siglo XIX, en este lugar último, donde Teógenes Ortego adquirió una en mayo de 1948).

            Ya en época histórica se sabe que hubo alguna villa rústica romana en Bayubas de Abajo, situada en el radio de acción de Uxama; dos asentamientos romanos dedicados a la explotación agropecuaria en Boos y Escobosa, y una villa en Rioseco en la que se encontró una pequeña estatua del dios Saturno y donde siguen enterrados unos mosaicos policromos preciosos de los siglos III-IV en el yacimiento arqueológico de Los Quintanares, donde también apareció un pequeño tesorillo de monedas acuñadas a mediados del siglo IV que corresponden, en su mayoría, a Constancio II, hijo del emperador Constantino (el que convirtió al cristianismo en religión oficial del imperio romano). Loperráez, por su parte, comentaba que al sur de Andaluz, en sus inmediaciones, se encontraron extensos cimientos de edificios, monedas y otros fragmentos romanos. Además, a un kilómetro al sudeste de Torreandaluz aparecieron, en la primera mitad del siglo XX, unas tejas romanas “indicando una construcción poco extensa de época imperial”, según Blas Taracena.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: