Skip to content

Historia (5): Paso de Reyes

22 febrero, 2010

 

Es posible que el Fernando el Católico, siendo infante, pasara por Tajueco simulando ser un mozo de mulas, en el año 1469, cuando se encaminaba hacia Valladolid para casarse con Isabel la Católica. Anécdota hay, por cierto, en que llegando a las murallas de El Burgo de Osma, alzadas por el corajudo obispo Montoya, uno de sus guardas pudo haberle matado si la piedra que le arrojó le llega a dar en la testa.

            La situación privilegiada de Tajueco en el Camino Real desde Valencia y Aragón hacia Valladolid, y la existencia en su centro urbano de una Posada y Casa de Postas, motiva a pensar que los Reyes Católicos pasaron por Tajueco en los años 1481-82, 1492, 1494, 1487, 1506 y 1515. La fecha exacta del año 1494 corresponde al 10 de enero, según notificó al ayuntamiento, en 1962, el entonces subsecretario de Educación Nacional, Royo Villanova.

            El hecho de que Valladolid fuese la ciudad escogida para Corte por los Reyes Católicos, y que estuvieran hasta en diecisiete ocasiones en Almazán entre 1474 y 1515 -con Corte establecida además, entre el 30 de abril y el 13 de julio de 1496-, incita a colegir que pasaran por Tajueco en numerosas ocasiones. Y en alguna de ellas iría en la comitiva real Diego, el primogénito de Cristobal Colón, el descubridor de las Américas, puesto que fue paje del príncipe Juan, el malogrado hijo de los Reyes Católicos quien, camino de Burgos para casarse con Margarita de Austria, pasaría seguramente por Tajueco durante la primavera de 1497.

            Mas la visita regia más importante fue la del nieto de los Reyes Católicos, Carlos I de España (y V de Alemania a partir de 1519), que heredó el trono español por incapacidad de su madre, Juana la Loca, al morir su abuelo, Fernando el Católico, en 1516.

            El marqués Manuel de Foronda y Aguilera tiene escrito, respecto a la estancia de Carlos I, las siguientes notas: 

“22 de abril de 1518: Burgo de Osma y Tajueco

Jueves. El Rey comió en Bourgedosme, cenó y pernoctó en Tajoencke.

23 de abril, en Tajueco y Almazán.

Viernes. El Rey comió en Tajoencke, cenó y pernoctó en Almassan”.

            A su vez, Bernabé Merino, cura párroco de Bayubas de Abajo, encontró en el Archivo del Marqués de Berlanga de Duero una historia detallada de Carlos I en donde constaba que pasó por Tajueco el 22 de abril de 1518, cenando y pernoctando además. Comió al día siguiente y salió para Almazán. Aquel viaje era de Aranda de Duero a Zaragoza. Esta pernoctación del rey de España nos permite afirmar que la Casa de Postas de Tajueco era una de las más prestigiosas de la provincia, pues si no es difícil explicar que tan insigne personaje -y su corte ambulante- se hubiera hospedado en tal lugar, en compañía de su hermana Leonor y de Germana de Foix, joven viuda de su abuelo Fernando el Católico y a la sazón su amante, con la que tuvo una hija llamada Isabel (a Germana de Foix la casaría con el marqués de Brandemburgo, en la ciudad condal, en 1519). Y cabe preguntarse si retozarían ambos, Carlos y Germana, en esta Posada de Tajueco…¡todo es posible!.

            Este viaje, cabe resaltarlo, fue importante para Carlos I dado que era su primer encuentro con las Cortes de la Corona de Aragón para ser reconocido como rey y recibir el juramento de fidelidad, tal como había acaecido con las Cortes de Castilla el 7 de febrero de ese mismo año. A Zaragoza llegó el 9 de mayo y los aragoneses, remisos inicialmente, acabaron por jurarle como nuevo rey, junto con su madre doña Juana (la Loca), si bien le asignaron 200.000 ducados, la mitad que lo otorgado por las Cortes de Castilla, mas por otro lado consiguió que fuese proclamada la unión de los reinos de España y su carácter indivisible (lo que subsiste hoy día en este Estado democrático de las Autono­mías). Un mes después su hermana Leonor se casaría en Zaragoza, por poderes, con el rey de Portugal Manuel el Afortunado, que era tío de ambos y que, a su vez, sería suegro de Carlos I puesto que éste se casaría con la hija del rey portugués, Isabel, el 10 de marzo de 1526 (mas conviene aclarar que sería un suegro “fallecido”, puesto que Manuel el Afortunado murió dos años después de casarse con su sobrina Leonor de Austria, hermana de Carlos I).

            Asimismo, de la revista Recuerda guarda el Ayuntamiento un recorte en el que Bienvenido Calvo indica que Felipe V pasó por Tajueco. Hay otro papel en el que se indica que Felipe V, durante la guerra de Secesión y de regreso desde Cataluña a Madrid, atravesó la tierra leal de Soria pasando por Ágreda para seguir el Camino Real de Hinojosa-Soria, durmiendo en Tajueco y continuando luego su camino cruzando el Duero por el puente de Anda­luz camino de Jadraque y Atienza (¿1706-1707?).

            La vieja Posada ha sido reformada con el paso de los siglos y hoy ocupa varias viviendas en la manzana que da al juegopelota. En la fachada meridional destaca la presencia de un escudo, pero sin relieve alguno. Al inicio de su pared oriental se puede contemplar su estructura original de tipo mudéjar, con sus bandas de tapial y ladrillo macizo, resaltando asimismo su singular alero. El pozo de piedra, con su pequeña pila para las caballerías, se mantiene intacto.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: