Skip to content

Historia (8): Defensa del pinar ante Carlos I

22 febrero, 2010

 

            Existe en el Ayuntamiento una Carta Ejecutoria a favor del Concejo de Tajueco, en el pleito de los años 1548-1555 en la que se inserta la Pragmática Sanción de Doña Juana y su hijo Carlos I sobre la conservación y repoblación de montes y pinares. Está en un legajo de pergamino, fechado el 11 de diciembre de 1555, del que cuelga un bordón que parte del lomo en su parte exterior, se adentra en el legado a mitad de su lectura rematado en un sello grande de plomo, de unos diez centímetros de diámetro, con la imagen muy deteriorada de Carlos V sentado en su trono, y en el reverso su escudo de armas: así se lo notificó la alcaldía al Gobierno Civil de Soria, en respuesta a una nota de éste recibida el 26 de mayo de 1933, correspondiente a una investigación histórica creada por el Decreto de la República del 14 de enero de 1932. Y allí sigue, bien custodiado en caja fuerte. Poco después de esta resolución de 1555, Carlos I, fatigado y enfermo, optaría por renunciar al trono en su hijo Felipe II, en 1157, y la corona imperial en favor de su hermano Fernando, en 1558.

            Carlos I y su madre, doña Juana, publican una pragmática sanción sobre conservación y repoblación de montes el 20 de mayo de 1518, poco después de llegar a Zaragoza en aquel viaje del que ya hemos hablado en el que durmió Carlos I en la Posada Real en la noche del 22 al 23 de abril. Esta carta fue leída en los seis meses siguientes en las ciudades, villas y lugares de España, para que se conociera dicha protección y las penas impuestas a los que no las cumpliesen.

            Amparándose en ello, el concejo de Tajueco decide, en marzo de 1548, repoblar una buena parte de su término con un pinar nuevo que sería regulado durante siete años, prorrogables, con unas ordenanzas en las que se incrementaban sustancialmente las multas diversas que ya tenían para el monte viejo para quienes cogían ramas y zarabuja caída del suelo o cortaban ramas e incluso pinos enteros.

            A tal efecto llaman al merino real y alcalde mayor de Fuentepinilla para que esté presente en la demarcación del terreno del nuevo pinar y apruebe las nuevas ordenanzas, las cuales se leerán en los pueblos circundantes, lo que así acaece, resultando que sólo el concejo de Valderrodilla se queja de las nuevas ordenanzas puesto que alegan tener costumbre ancestral de coger el ramaje, zarabuja y cortar pinos, con unas multas reducidas, y que tal costumbre tiene que seguir respetándose como derecho adquirido, aparte de que se ven necesitados de seguir acudiendo al monte viejo de Tajueco por carecer Valderrodilla de pinares. Y aquí se inicia el pleito que, tras diversos dictámenes, apelaciones y recursos, será dictaminado finalmente a favor de Tajueco en la chancillería de Carlos I, en Valladolid, el 11 de diciembre de 1555.

 El documento es importante desde distintos puntos de vista. El manuscrito fue realizado por un amanuense que imprime a su letra una meticulosidad, destreza y belleza caligráficas dignas de ser mostradas en un museo. Además, es interesante por cuanto muestra el método jurídico de la época. Asimismo, los giros del idioma, la forma de hablar y su plasmación en letra, son dignos de un estudio lingüístico. Por otro lado, plasma una serie de costumbres a reseñar y menciona una serie de nombres de vecinos, en ocasiones con su profesión, asentados en Tajueco, Valderrodilla y pueblos de las Comunidades de Villa y Tierra circundantes que actúan como testigos o jueces de paz.

            Afortunadamente el texto se encuentra transcrito, a máquina de escribir, por Timoteo Rojo, canónigo magistral de la catedral, con fecha de junio de 1928, lo que facilita su lectura y comprensión.

            Entresacaremos algunos datos que nos han llamado la atención en los aspectos señalados anteriormente. Comenzaremos por la forma en que el merino inicia su labor, cómo se juntan los tajuecanos en el portal de la parroquia a campana tañida en la primavera de 1548 y quiénes eran estos:

“EL DICHO Señor merino vista la dicha provisión Real tomó en ssus manos, e la besó, e puso sobre ssu cabeza, e dijo qu ela obedecía e obedesció en fforma con todo el acatamiento devido, como a carta y provissión de ssus magestades a quien dios nuestro señor deje vivir y reynar por largos tiempos a su santo sservicio, y encuanto al conplimiento de ella dijo que estaba presto de la guardar e conplir segund y como en ella se contiene, e ssus magestades por ella lo mandan, e cumpliendola está presto de yr al dicho lugar de tajueco e ver por vista de ojos el dicho pinar e monte, y visto, nombrar personas para que sse junten con él a hacer y hordenar ssus hordenanzas, como por la dicha probisión rreal se manda, por manera que el dicho pinar y monte del dicho lugar sea bien guardado y conservado, e lo ffirmó del su nombre, testigos los dichos diego de hermosilla. E despues de lo ssuso dicho en el dicho lugar de tajueco, a veunte e un dias del dicho mes de marzo del dicho año, el dicho sseñor merino, en presencia de mí, el dicho escribano, vino al dicho lugar de tajueco, e venido al dicho lugar mandó juntar el concejo, el cual, luego se juntó en el portal de la yglesia, a campana tañida, segund que lo tienen por costumbre de sse juntar, y estando pressentes en el dicho concejo juan martinez, procurador, e juan disla, e juan bachiller, jurados, e jaun perez, correo de ssu magestad, e francisco de madrigral, e manuel de marina, e pedro de ysla el mozo, e pedro de nodado y pedro de gonzalo, e ssancho de marina, e ffrancisco tejedor, e juan garcia, e martin cabeza, e juan de francisco de ysla, e juan disla, e martín delgado, e juan rubio, e pedro de gil, e ffrancisco montanges, e sebastian de almazan, e juan de cigilia, e pedro de niculas, e gil martinez, e pedro de martin disla, e juan de la mercadera, e pedro el herre, e pedro vacas, y hernando de almazán, e pedro disla, e francisco disla, y rrodrigo de nodalo, y pedro de gonzalo, e sebastian ollero, e juan de almazan, e juan de rruyseco, e bartolomé moreno, e jurin benito, e ansí juntos, el dicho señor merino les dijo e hizo saber, como él hera venido al dicho lugar a conplir lo contenido en la dicha probissión rreal de ssus magestades por tanto, que les mandaba e mandó nombren y señalen personas que junten con él, para yr a ver y visitar por vista de ojos los montes y pinares del dicho lugar, para que vistos, hagan hordenanzas las que convengan para que los dichos montes e pinares sean bien guardados y no se corten y talen, sino que sse conserven y guarden, conforme a lo contenido en la dicha probissión de ssus magestaddes, e que las personas que nombraren sean que entiendan y ssepan que cossa es montes y como se pueden conservar y guardar y sean de los labradores y officiales que nombrados, él está presto de se juntar con ellos e conplir lo que por la dicha provisión le es mandado e si nescessario hera, lo pedia por testimonio…”.

Por otras indicaciones que hay en el documento se constata que en la iglesia estaba también el cementerio (“…estando juntos en nuestro ayuntamiento de concejo, estando en el cimenterio e portal de la yglesia de señor san pedro…”. En otras ocasiones la reunión del concejo ya no se efectúa aquí sino en las casas de unos vecinos concretos.

            El merino nombra a una serie de vecinos como testigos designados por el concejo para que le acompañen a visitar el término y marquen los mojones del terreno en el que se plantará el nuevo pinar:

“EL dicho señor merino hubo por nombradas las dichas perssonas, y luego mandó parecer ante sí a los dichos jhan martinez e a mingo benito e a juan disla, e a juan bachiller, procurarodr y jurados del dicho lugar, y a los dichos juan perez y bartolomé de almazán, e ssancho de marina vecinos del dicho lugar, personas nombradas por el dicho concejo, para lo suso dicho, los cuales luego parescieron, e parescidos rrescibió de todos ellos juramento en fforma devida de derecho, por dios y por ssanta maria, e palabras de los santos evangeliosy por la señal de la cruz, tal como esta  (Señal de la cruz aquí) donde corporalmente con ssus manos derechas tocaron, que juntamente con él yran a ver y veran los montes y pinares del dicho lugar de tajueco y vistos si fuere necesario agrandarlos e hacer rroca de nuevo, lo haran, e para la guarda e servacion de aquello y de los otros pinares que tienen, haran las hordenanzas que para ello convengan, e a todo ello hechandoles la confesión del dicho juramento, dijeron que sí jurabane amen”.

 

            La zona delimitada para el nuevo pinar es la que sigue:

 “…desde el camino que va del dicho lugar de tajueco al lugar de bayugas de abajo, jurisdicción de la villa de berlanga, que empieza desde el mojón, que está en el dicho camino de entre los terminos del dicho lugar de tajueco y lugar de bayugas, e de la dicha villa de berlanga, hasta llegar a dueduero por los dichos mojones que parten el dicho trmino e jurisdición de entre las dichas villas de ffuente penilla e lugar de tajueco, e la villa de verlanga e vayugas de abajo, e de allí vuelve al rrio de duero arriba hasta llegar a un arroyo que viene del dicho lugar de tajueco por la pinada regida abajo, hasta llegar al dicho rio de duero, e de allí vuelve el dicho arroyo arriba hasta llegar a una puente de madera que van los del dicho lugar de talueco ala cena del dicho lugar, y de allí vuelve valdosma arriba, por donde los mojones quedaron sseñalados hasta volver al dicho camino de bayugas, donde empezó a situarse la dicha rroca, ssegund que todo ello dijeron que estaba y quedaba amojonado, e que esto les parescia e paresció se guardase, e criase por monte erroca, por ser como es termino propio del dicho lugar de tajueco, e para que fuese guardada y conservada dicha rroca, e los otros pinares que antiguamente están hechos en el termino del dicho lugar de tajueco, hicieron y hordenaron las hordenanzas ssiguientes…”.

            Las ordenanzas se leen en Tajueco y se aprueban el 22 de marzo de 1548; constan de trece mandatos con sus prohibiciones y multas correspondientes, que son las que dieron lugar al pleito con Valderrodilla, cuyo concejo, diecinueve años atrás había logrado faborablemente una sentencia arbitraria dictada el 28 de abril de 1529 en una población “neutral”: Escobosa, de la jurisdicción de la villa de Calatañazor.

            La sentencia definitiva, favorable a Tajueco, dice lo siguiente:

            “EN EL PLEYto que es entre el concejo, jusitica, e regidores del lugar de tajueco y pedro de tejeda ssu procurador, de la parte, y el concejo, justicia y rregidores de la villa de valderrodilla de la otra, e ffrancisco de ssalas ssu procurador de la otra

            FALLAMOS que la sentencia difinitiva en este pleyto dada e pronunciada por algunos de los oydores de esta rreal audiencia de su magestad, de que por parte del dicho concejo y omes buenos de la dicha villa de valderrodilla ffué suplicado, ffué y es buena, justa, y derechamente dada y pronunciada, e sin embargo de las rrazones a manera de agravios contra ella dichas y alegadas, la devemos conffirmar y confirmamosla en grado de rrevista.

            E no hacemos condenación de costas, e ansí lo pronunciamos y mandamos. el licenciado pedro gasco. La qual dicha ssentencia ffue dada y pronunciada por los dichos mi presidente e oydores, estando haciendo audiencia publica, en la dicha villa de valladolid, a tres dias del mes de setiembre, de este presente año, de mill e quinientos e cinquenta e cinco, y fué notificada a los procuradores de las dichas partes, despues de lo qual el dicho ffrancisco de salas en nombre del dicho lugar de valderrodilla presentó ante los dichos mi presidente e oydores una petición en que dijo que porque en los dichos lugares comarcanos cerca del sacar la dicha leña menuda e gruessa cayda de los dichos montes no avia costumbre ninguna ni pena cierta, porque solamente la dicha costumbre la avia en el dicho lugar de valderrodilla y pena antigua, y ssi la dicha pena desde luego no se declarase cerca del ssacar la dicha leña, cayda de él, no la aviendo, como no la avia, en la comarca, no podria sser menos sino que entre ssus partes y las partes contrarias ssucediessen nuevos pleyutos e diferencias y escándalos por lo qual me pidió e suplicó que porque se evitasse lo ssusodicho por via de declaración o por aquella via que de derecho mejor lugar oviese pues en la dicha comarca no avia avido ni avia pena ni costumbre cierta cerca del ssacr de los dichos montes la dicha leña cayda, menuda e gruessa mandase declarar la pena que se avia de llebar cerca de la dicha leña cayda y donde y como se avia de pagar, teniendo consideración a la antigua que hasta entonces se avia llevado y asimesmo que los dichos montes antes se concervasen y creciesen sacando de ellos la dicha leña cayda menuda y gruessa, que no dejandola sacar sobre que pidió justicia y juró en forma qu elo ssusodicho no lo pidia maliciosamente en rrespuesta de lo qual el dicho pedro de tejeda en nombre del dicho lugar de tajueco, presentó ante los dichos mi presidente e oydores una petición en que dijo que no avia lugar lo que en contraria sse pidia, e se lo debia de denegar por lo siguiente. lo uno porque no hera pedido por parte bastante, en tiempo, ni en fforma devida, de derecho, e porque las dichas sentencias dadas por los dichos mi presidnete e oydores estaban mny claras y no tenian necessidad de se declarar y lo que la spartes contrarias pedian no hera declarar las dichas sentencia ssino rrebocallas, pues por las palabras claras se decia que en levar de la spenas sse guardasse la costumbre de los lugares comarcanos y en lugares comarcanos avia costubmre hussada y guardada y no en un lugar, sino en muchos, y por la ssentencia de rrevista la dicha costumbre sse avia de guardar por lo qual cessaba y no avia lugar lo que en contrario sse pedia y me ssuplicó sse lo denegasse a las partes contrarias y les condenase en la pena de la hordenanza, ssobre lo qual ffue el dicho pleyto conclusso…”.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: