Skip to content

Alfarería (5): Tajueco, pueblo de alfareros

23 febrero, 2010

Artículo de Florentino Barrena en Campo Soriano, 26 de junio de 1973

El nombre de Tajueco resuena por todos los rincones de la provincia de Soria, e incluso por los aledaños de las provincias limítrofes, los cacharreros de Tajueco estaban estimados.: Tierras de Ariza, de Molina de Aragón, de Riaza, de Cameros, de Hontoria del Pinar… Aragoneses, alcarreños, segovianos, riojanos, burgaleses… vieron desde su infancia a estos hombres alfareros llegar a sus tierras con los borriquillos cargados de cántaros, barreños, botijos, cazuelas, ollas para el adobo de los embutidos, los botijones para el verano…


 … En la primavera y el verano era la “rueda” del portal o del obrador o taller la que despertaba del sueño invernal, en que había permanecido aletargada. Al rimar de las coplillas del artesano, un mundo variadísimo de manufactura se adueña de las preocupaciones de todos los habitantes de la casa de alfarero. Diríase que, como recién nacidos, los botijos, coberteras, cántaros, caloríferos… atraen hacia sí todos los mimos del hogar. El muchacho mayorcito estaba junto a su padre apaleando el barro arcilloso, que lo iba dejando en pellas para que su padre o su hermano mayor lo convirtieran en figuras hermosas, llenas de encanto y de geometría afiligranada. Cuando las “tablas” estaban llenas de objetos elaborados se dejaban al sol o en la amplia chimenea para que adquirieran una dureza especial. ¡Qué encanto tenían aquellas cocinas antiguas, convertidas en sequero! Eran una especie de complicadas alacenas para que las caricias de los troncos de pino viejos, hechos ascuas, ahuyentasen las humedades de las cerámicas.

Labores previas

 Cuando el alfarero había recogido sus cosechas, durante varios días iba con sus caballerías al terrero o cuevas de donde extraía la arcilla. Grandes montones de tierra serían extendido al sol para, después, apalearlos y cernerlos en cribas y arneros, y así convertirlos en polvo finísimo que era después remojado y convertido en barro en pozos o “pilas” preparados a tal efecto; posteriormente, en un banquillo con una tabla se apaleaba para adobarlo y dejarlo en condiciones de que el alfarero pudiera moldearlo a su capricho. ¡Qué maravillas tan caprichosas nacían a borbotones en las manos del alfarero…!

¿Cómo es la rueda?

 … Es una combinación de dos círculos de madera unidos por un eje también de madera. El superior será aproximadamente como el círculo de las sillas ordinarias de una casa cualquiera. Y el inferior será doble en su amplitud. Dista uno de otro aproximadamente un metro. En el superior se colocaba el barro o material preparado. Y en el inferior pedaleaba el alfarero, que se apoya incómodamente en un armazón de travesaños de madera, incrustados en la pared. El pie hace girar el torno o “rueda”, y las manos moldean la arcilla.

Hornado y deshornado

 Cuando el taller estaba lleno de objetos se dedicaba una tarde completa a llevar las cerámicas al horno.
 Se les daba un baño en minios, sustancias que se adquirían de Rentería (Guipúzcoa) o de Linares (Jaén). Se hacían polvo con molinillos y, en contacto con agua, se convertían en baños o mezcla líquidas rojizas y azulosas.
 Se colocaban las piezas boca abajo en varios pisos, que serían cubiertos con trozos de viejos cacharros rotos. Era una operación parecida en su finalidad a lo que se hace al cubrir las carboneras y cisqueras.
 Debemos decir que el horno aún existe. Cada familia posee un horno. Es un círculo de unos tres metros de diámetro, con dos plantas. En la superior se colocaban las piezas que serían cocidas. Y en la inferior se introducía la leña, ordinariamente desperdicios de los frondosos pinares del pueblo, previamente recogidos. La temperatura altísima caldeaba al piso superior a través de una serie de agujeros que estaban marcados en el piso divisorio o diafragma de las dos plantas.
 Al atardecer se empezaba a encender la fogata y durante varias horas el horno y la hornada entera se convertían en ascuas rojizas, que de vez en cuando disparaban chispas de fuego al viento. Entrada ya la noche, el horno quedaba solo en la oscuridad, incendiado como una amapola.
 Al día siguiente, el alfarero y su familia empezaba a deshornar; es decir, a retirar los tejos que cubrían la hornada. Era uno de los momentos más emocionantes de la familia.
– ¡Qué pena! Este barreño se ha quemado.
– Aquella tarriza ha salido “fatel”.
 “Fatel” significa, en lenguaje lugareño, mal cocido. Y “calino”, es la pieza rota.

Por los caminos de Castilla

 Era necesario vender estos productos. Caravanas de angarillas se llevaban a la estación de Berlanga de Duero, o a Almazán, o a El Burgo de Osma, a Aranda de Duero, a Sigüenza, a Coscurita, a Torralba, Medinaceli… y desde estos puestos se desparramaban las cerámicas tajuequenses a lo largo y lo ancho de las Castillas.
 En tiempos pasados había familias que entroncaban con generaciones denominadas:“los Almazán”, conocidos por tierras de la ribera de Aranda de Duero y las altas tierras de Soria y Logroño; “los Mínguez”, que llegaban a tierras de Guadalajara; “los Chatos”, que vendían en la capital de la provincia; “los Pedritos”, que llegaban a las estribaciones de Riaza y Guadarrama por la provincia de Segovia. Unos y otros ponían un detalle original en las romerías de Inodejo en Las Fraguas, San Bartolomé de Ucero, Tiermes, Barbatona (Guadalajara)…
El regreso, al cabo de varias semanas, era ansiosamente deseado. Las alforjas rellenas de chucherías para la siempre numerosa prole, y no muchos duros para hacer frente a la vida…
 Pasé mi infancia hasta los trece años en Tajueco, y doy fe.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: