Skip to content

Retablo mayor de Tajueco e inmortalidad del alma

26 octubre, 2012

La inmortalidad del alma se refleja en la iconografía del retablo mayor de la parroquia de San Pedro en Tajueco de diversas formas, de las que he seleccionado unos ejemplos en este artículo como preludio a la próxima festividad del Día de Todos los Santos el día 1 de noviembre, en el que Tajueco conmemora igualmente el Día de Todos los Difuntos (liturgia del 2 de noviembre) con su Cántico de las Áninas y rezo del rosario en el cementerio. Y asombrado veo ahora en mi calendario que el 31 de octubre es San Quintín, nombre que lleva mi padre. Por otra parte, quiero dedicar este pequeño artículo en memoria de mi querida tía Josefa, mi segunda madre desde que cumplí cinco años de edad.

Realización del retablo mayor de Tajueco

Como reflejé en mi libro sobre Tajueco, “el visitador general de 1682 manda “que se haga un retablo en blanco para el altar mayor de esta yglesia, poniendo en el nicho principal a San Pedro”.La traza fue diseñada por Roque Aragonés, cuyos herederos recibieron a cuenta ciento setenta y seis reales. La subasta se realizó en Berlanga de Duero. Se descargaron treinta y seis reales por el alquiler de la casa en la que estuvo el maestro que hizo el retablo, Francisco Martínez, al que se pagó por su trabajo cinco mil seiscientos cuarenta y cuatro reales, como reflejan las cuentas de 1687-1688.

Roque Aragonés fue un escultor famoso. Hizo los retablos mayores de Centenera de Andaluz (1651), Matanza (1660), el de la Magdalena en Ledesma (1669)… Su trabajo en Tajueco debió ser posiblemente el último de su vida.

(…) El retablo mayor, según indica Jesús Alonso, fue dorado y estofado por Isidro de la Serna (natural de Fuembellida) y por Francisco Lázaro (nacido en Valdenebro), en 1713″.

Columnas salomónicas

Cuatro columnas salomónicas con grandes racimos  se alzan en la primera sección del retablo mayor barroco. Y justamente cuatro columnas tenía el retablo barroco de la Capilla de las Reliquias de la catedral de Santiago de Compostela, que son las primeras columnas barrocas salomónicas españolas en retablo.., talladas al tiempo que Bernini alzaba sus cuatro columnas salomónicas en el baldaquino de la gran iglesia del Vaticano.

Como escribí en el libro de Tajueco  las columnas salomónicas enracimadas “aparecen tardíamente en la provincia de Soria. Las del retablo del Cristo de Arenillas son, por ejemplo, de 1683;las de la Virgen del Espino de Soria se terminaron hacia 1686, y las de la capilla de santa Elena, en la catedral de El Burgo de Osma, se fechan nada menos que en 1694. Estas columnas son características del retablo mayor de la parroquial de Tajueco, y también aparecen, en pequeño tamaño, en los retablos de la Virgen del Rosario y en el de los dos patronos del pueblo”.

Las columnas salomónicas barrocas tienen forma helicoidal en su fuste y habitualmente tienen seis vueltas, como es el caso. Su prototipo son las dos columnas, Jakim y Boaz, que flanqueaban el vestíbulo del Templo de Salomón y que han pasado a formar parte esencial del imaginario francmasónico. Su simbolismo es muy polisémico, tiene muchos niveles interpretativos, pero ahora sólo quiero destacar el más general, el de la columna en sí misma como emblema del Árbol de la Vida cuyos frutos dan la inmortalidad que en esencia es un retorno al centro del Ser. Un Árbol de la Vida que en el imaginario cristiano aparece en el Paraíso Terrenal y, por tanto, se encuentra asociado al estado edénico  y que es promesa de regeneración  perpétua, esto es, de inmortalidad.

Aves y racimos de uva

El Paraíso Terrenal, no obstante, es un reflejo terrestre del Paraíso Celeste (“como es arriba es abajo…”) y, en efecto, en el imaginario de las tres religiones del Libro (Judaísmo, Cristianismo e Islam), se ha representado el Paraísco como un Jardín arbolado con frutas diversas que son comidas por las almas, a su vez representadas como aves.

No otra cosa nos están simbolizando, por tanto, estos racimos enormes de uva con sus aves alimentándose de las uvas de tales gajos que penden de los sarmientos.

Se da la particularidad, asimismo, de que el producto líquido de la vid es el vino y que éste, en la Eucaristía, pasa a ser Bebida de la Inmortalidad (como acontece en otras mitologías). Es más, la vid ha estado asociada al Árbol de la Vida en diversas tradiciones.

Y en el Evangelio de Lucas  15,1-8, leemos:

“En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:
—Yo soy la vid verdadera y mi Padre el viñador. Él corta todos los sarmientos que no dan fruto en mí, y limpia los que dan fruto para que den más.
»Vosotros estáis ya limpios por la palabra que os he dicho. Seguid unidos a mí, que yo lo seguiré estando con vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no está unido a la vid, así tampoco vosotros si no estáis unidos a mí.
»Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece unido a mí y yo en él, da mucho fruto; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no está unido a mí se lo echa fuera, como a los sarmientos, que se los amontona, se secan y se los prende fuego para que se quemen.
»Si estáis unidos a mí y mis enseñanzas permanecen en vosotros, pedid todo lo que queráis y se os concederá.
»Mi Padre es glorificado si dais mucho fruto y sois mis discípulos”.

Como dijera San Clemente de Alejandría: “Yo entiendo por vid en el sentido alegórico, el Señor, cuyo fruto debemos comer mediante los cuidados de un cultivo que se hace con el trabajo espiritual”.

Mas, ¿de dónde ha surgido la idea de asociar sarmientos y racimos de uva con columnas? Pues del edificio sacro más arquetípico del Judaísmo y de la francmasonería: el Templo de Salomón. En efecto, cuatro columnas  -como en este retablo mayor de Tajueco- tenía la puerta principal de acceso al Sancta Santorum, decoradas con vides de oro (y doradas son las que vemos en Tajueco).

Como apunta Alec Garrard: “Las puertas del santuario estaban sostenidas por cuatro columnas, cada una de ellas adornadas con una vid de oro que la ceñía. La “Misná” (Middot 2.8) señala que “Todo aquel que daba una hoja, un grano de uva o un racimo como ofrenda voluntaria, la llevaba y los sacerdotes la colgaban allí”… Es posible que Jesús tuviera presentes estas vides de oro delante del santuario cuando dijo: “Yo soy la vid verdadera y mi Padre el labrador” (Juan 15:1)”.

Girasoles

En los paños pintados del retablo mayor de Tajueco aparecen girasoles, una planta heliotropa, que gira para captar la luz solar. Y como el sol es uno de los grandes símbolos de la Divinidad, el girasol por tanto pasa a ser el alma enamorada de la Divinidad, anodada por su Luz, del alma que mira constantemente a su Amado Dios y en tal Contemplación se funde con Él.
La representación de los girasoles en este retablo, por cierto, es casi antropomorfa, como si fuesen abstracciones de personas con sus cabeza “girasolada”, dos brazos, tronco y dos piernas.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Raquel Gonzalo Isla permalink
    26 octubre, 2012 4:49 pm

    Tantas veces que he observado en misa ese retablo y ahora que leo todo lo que explicas sobre él… me encanta la labor que haces por promocionar el patrimonio y la cultura de Tajueco y de Soria. Debería haber más gente con tu dedicación y pasión. ¡Sigue así!

    un abrazo
    Soy Raquel la hija de Julita 😉

  2. 26 octubre, 2012 4:52 pm

    ahh y le enseñaré a mi madre este artículo, que seguro que se emociona un montón con la foto y la mención a mi abuela

    gracias!

  3. Ángel Almazán permalink*
    29 octubre, 2012 8:36 am

    Gracias, Raquel, por tus comentarios… Como no sé hacer cacharros de barro, mi única artesanía es el escribir, sacar fotos, moverme por los blogs… Y eso es lo que voy haciendo, añadiendo un cariño especial a este blog de Tajueco… Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: