Skip to content

Y el abuelo marchó a Argentina en 1912 desde Tajueco

26 agosto, 2013

Abuelo-Maximino-de-TajuecoOrdenando papeles hoy me he encontrado con una fotocopia del billete de pasaje de emigrante que compró mi abuelo paterno, Maximino Almazán Nuño, en el vapor “Infanta Isabel” para embarcar el 22 de noviembre de 1912 en el puerto de Barcelona hacia Buenos Aires en un viaje de duración probable de 17 días con escala en Montevideo. Hace pues, de ello, 101 años.

Y no fue el único pues otros tajuecanos intentaron la aventura de la emigración a Argentina por aquel tiempo, aunque también embarcaban en Cádiz y La Coruña.

Mi abuelo, al que podemos ver en la fotografía siendo ya mayor, tenía entonces 28 años, y había nacido en Aldehuela del Rincón en 1983, donde se encontraba eventualmente trabajando su padre, Diego Almazán Vallejo (natural de Tajueco), casado con Romana Nuño (nacida en Bayubas de Arriba).

Emigracion-de-Tajueco-a-Argentina-1910-a

Ignoro cuando regresó de Argentina  a Tajueco pero debió ser pocos meses después al no ver futuro laboral aceptable para él. Quizás el retorno lo hizo igualmente en el vapor-correo Infanta Isabel de Borbón que transportaba a la sazón 159 pasajeros de primera, 290 en segunda, 122 en tercera preferente y 805 en clase emigrante. Este trasatlántico se había construido en Escocia en 1912. Y por un extraño guiño del detino, resulta que mi hijo -cuyo nombre es el que tenía el padre de mi abuelo- va a emigrar a Escocia dentro de un mes… ¿Regresará a la tierra soriana en poco tiempo como mi abuelo Maximino..?

Vapor-Infanta-Isabel

Andrés Nuño, en Luján

Un pariente de mi abuelo, llamado Andrés Nuño, que era agente judicial en Luján, y posiblemente tío por parte de su madre, prosperó como emigrante en Argentina .

Este Andrés Nuño quizás fuese familia de los Nuño de La Muedra, sobre los cuales escribió lo siguiente el visontino Antonio García Abad en Soria Semanal (17-agosto-1989): “De La Muedra eran oriundos los Nuño y los Gil, que se establecieron en la fertilísima zona de Luján, a unos cien kms. de Nuenos Aires. Un Nuño de La Muedra fue durante muchos años viceconsul honorario bajo la dependencia del Cónsul General de España en Buenos Aires”.

En una carta a máquina de escribir que Andrés Nuño remitió a mi abuelo Maximino el 31 de mayo de 1937 le dice en el penúltimo párrafo: “Quisiera que estuvieran en Luján que es una Ciudad grande y también en cualquier otro pueblo de la Provincia de Buenos Aires y supieras que yo soy no solo el Presidente del Centro Soriano de Luján desde hace más de 20 años, sino el que sostiene y proteje a muchos sorianos dándoles empleo y muchas recomendaciones”. Y se despide así: “Cariños para tu familia y a los de Bayubas y recibe un abrazo de mi familia y mío”.  El susodicho Centro Soriano de Luján se había fundado en 1916.

Andres-Nuño-de-Lujan,-Argentina,-Tajueco

Parroquia y crucero de La Muedra antes de ser anegado el pueblo por el pantano de Cuerda del Pozo

Parroquia y crucero de La Muedra antes de ser anegado el pueblo por el pantano de Cuerda del Pozo

Emigrantes sorianos en Luján

Según leo en la web del Centro Soriano Numancia de Buenos Aires  “son precisamente 28 sorianos el primer grupo migratorio español que arribó a este país asentándose en la ciudad de Lujan”.

A su vez, Dedier Norberto, dice:

La-Muedra-y-su-torre-campanario-visible“Los primeros emigrantes sorianos procedían del foco de La Muedra, ubicado al noroeste de la provincia, integrado por los originarios de esa aldea y los de sus vecinas Molinos de Duero, Salduero y Vinuesa; pueblos todos que pueden ser comprendidos en un círculo de cinco kilómetros de radio y que responden a características socioeconómicas análogas, asociadas a la explotación maderera, de minerales y al desarrollo de un sector de transporte encargado de los intercambios con las zonas bajas.

Esa homogeneidad de comportamientos observada en el medio de origen será mantenida después de la emigración, al punto que casi todos los sorianos del foco de La Muedra arribados a nuestro partido habrían de establecerse, pese a sus orígenes campesinos, en la ciudad de Luján; se dedicarían al comercio y guardarían un marcado patrón endogámico, manejándose dentro de un ámbito relaciona¡ acotado. Sus orientaciones, en este sentido, están fuertemente influidas por las disposiciones de los pioneros, en la medida que la red interactúa no sólo en base a la correspondencia familiar, sino que también obedece a redes de recomendación, viajes periódicos y a la vuelta de “indianos” que siguen operando dentro de la cadena aún después del retorno.

No son ajenos, tampoco, a la utilización de mecanismos formales – particularmente los miembros de la élite mercantil soriana asimilable a los pioneros- como medio de estímulo para la emigración. Algunos se integran, en 1889, a la Subcomisión local de la Sociedad Hispanoamericana de Inmigración, que otorga pasajes subsidiados, mientras que otros, que llegaron a oficiar de Vice Cónsules, actuaban como agentes de compañías marítimas en la colocación de pasajes, informantes de casas industriales y comerciales, y prestamistas para los que necesitaran dinero…”.

Vapor-Ifanta-Isabel-2

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: