Skip to content

La Heredad de San Baudelio -Primera parte- Sorpresa documental 1468-1712

15 marzo, 2015

Gracias a internet hoy es posible acceder a cinco documentos que, si no me equivoco, desconocía la bibliografía soriana y que, por tanto, no se habían tenido en cuenta para rellenar algunos vacíos históricos sobre el devenir histórico de la fascinante ermita de San Baudelio entre 1468 y 1712. Estos documentos resumen diversas circunstancias de “la sucesión en propiedad del Término y Heredamiento de San Boal o San Baulelio” desde 1468.

La Santa Cena -San Baudelio de Berlanga

La Santa Cena -San Baudelio de Berlanga

Entre estas fechas lo que se había escrito al respecto no pasaba de un párrafo, pero la treintena de páginas que suman estos cinco documentos vienen a aportar una información desconocida hasta ahora por quienes habíamos escrito acerca de la arqueología, historia, arte y simbolismo de la ermita de San Baudelio de Berlanga (así llamada por estar dentro de la Comunidad de Villa y Tierra de Berlanga de Duero, después Señorío o Estado), perteneciente al deán y cabildo de la catedral de Sigüenza, cuyo obispo regía eclesiásticamente este territorio soriano. La quema de los documentos diocesanos custodiados en Sigüenza durante la Guerra Civil ha condicionado tal vacío histórico-documental.

uvadoc uva es

Tres de los documentos leídos para este artículo, novedosos para la bibliografía soriana

Desde 1301 (“Item in Berlanga domus quae dicitur Sant Bobal cum Ciruelo”, se dice, y nada más) a 1640 el vacío era total. El cronista de la diócesis de Sigüenza, el obispo Minguella, aporta un corto dato para 1640: en el libro de bautizados de la Riva de Escalote se bautiza Juan de Miguel el 20 de marzo de 1640, hijo de Marcos y de María, residentes den San Baudelio. Milagros Guardia, en su monografía baudeliana publicada en 1301 “sin duda alguna” era ya “una granja” que, a tenor de los hallazgos arqueológicos, subsistió hasta el siglo XVII, a modo de pequeño poblado que explotaba las tierras circundantes. Y a partir de este registro bautismal de 1640, el vacío total hasta el Catastro de la Ensenada, en torno a 1750.

Aprovechamos la ocasión para recomendar la lectura de nuestro libro

Aprovechamos la ocasión para recomendar la lectura de nuestro libro (datos en soriaymas.com)

Censo enfiteutico de San Baudelio

Por tanto nuestra sorpresa ha sido mayúscula al encontrar en internet estos cinco documentos judiciales generados en 1711-1712 acerca de las pretensiones del regidor perpetuo de León, Joseph Joven Lizano y Quiñones (residente en la localidad leonesa de Valencia de San Juan), al respecto de que la Heredad de San Baudelio era un Mayorazgo que le correspondía, aunque reconocía que el señor del directo dominio de esta propiedad era el Dean y Cabildo de la Catedral de Sigüenza al que, por censo enfiteutico, sus antepasados habían ido pagando anualmente el dinero correspondiente.

Jose-de-Jove-Lizano--San-baudelio

En contra se manifiesta el Dean y Cabildo de la Catedral de Sigüenza que apoya la argumentación de los abogados de Joseph Antonio Manrique y Ocio, que se considera con todos los derechos hereditarios como cesonario por parte de su madre del uso y disfrute de la propiedad de San Baudelio como enfiteuta que rechaza la existencia de Mayorazgo que alega su oponente, José Joven Lizano.

Jose-Antonio-Manrique--Razones-San-Baudelio

Estos cinco documentos -sobre todo el del licenciado Juan Antonio García Rufuarez que defiende a José de Jove – abundan en citar leyes y tradiciones sobre la propiedad de bienes muebles e inmuebles, mayorazgos incluidos, pero no vamos a entrar en ello sino que tan solo referiremos los datos que consideramos oportunos para este reportaje. Especialistas en la materia hay que, sin duda, una vez enterados de la existencia de estas exposiciones de los abogados, ejecutorias y dictámenes, realizarán sus estudios y artículos de investigación correspondientes.

Como legos en la materia hemos tenido que acudir a internet para poder comprender que son los censos enfitéuticos. Una descripción breve es la que sigue: “Este censo, denominado también enfiteusis, funciona de manera peculiar que lo distingue de los censos consignativo y reservativo. El propietario de una finca transmite a otro su dominio, reservándose determinadas facultades que constituyen el derecho de censo enfitéutico. El propietario transmitente será el censualista que, por reservarse el dominio directo de la finca, se denomina dueño directo. El que adquiere la propiedad es el censatario, aquí denominado enfiteuta o dueño útil. El dueño directo tiene derecho al reconocimiento reiterado del censo mediante el pago de la pensión que le hará el enfiteuta”.

José Antonio Manrique y Ocio arguye que un censo enfitéutico imposibilita la creación de mayorazgos y que, a tenor de los documentos exhibidos por su oponente, sólo tres antepasados que eran enfiteutas dejaron escrito en sus testamentos que dejaban en herencia, al hijo escogido por ellos, el mayorazgo del Término de San Baudelio. Mas no existía documentación oficial sobre la fundación de tal mayorazgo, que por supuesto en ningún momento había sido solicitado a los dueños directos (Dean y Cabildo) ni se había dado autorización alguna desde la Iglesia seguntina para compatibilizar el mayorazgo con el censo enfiteuta.

El tribunal de Berlanga le da la razón al leonés, dictamen que no acepta la otra parte por lo que recurre José Antonio Manrique y Ocio. El pleito se litiga en la Chancillería de Valladolid y, a tenor del texto impreso “Asserciones comprobadas en el processo y pleyto… Joseph Antonio Manrique y Ocio… con Don Ioseph Ioven Lizano y Quiñones… sobre el termino … y heredamiento de San Boal o San Baudelio… y villa de Berlanga”, se consideran justas las argumentaciones de José A. Manrique y la Iglesia de Sigüenza.

Aserciones-Comprobadas-San-baudelio

Por desgracia la ilegibilidad del texto manuscrito escaneado de la “Ejecutoria del pleito litigado por José Jové Lizano y Quiñones, regidor perpetuo y vecino de la ciudad de León”, me imposibilita conocer la sentencia exacta y definitiva, pero creo no errar al señalar que el leonés pierde su demanda (esperamos que los investigadores versados en estos “papeles” se acerquen a Valladolid y, con el texto original ante sus ojos, puedan algún día sacarnos de dudas al respecto).

Inicio de la ejecutoria de la Chancillería de Valladolid

Inicio de la ejecutoria de la Chancillería de Valladolid

Ahora bien, si mi deducción es correcta, ¿cómo es que un descendiente suyo aparece como enfiteuta de la Hacienda de San Baudelio en el Catastro de la Ensenada…? Pues, en efecto, allí leemos que la Mitra y Dignidad de Sigüenza “tiene a favor un censo perpetuo contra los bienes del Mayorazgo que goza Don Domingo de Cea y Jove en este lugar de Casillas que le redita cincuenta y ocho reales y veintiocho maravedíes de vellón.”

Sentencia en la parte final de la Ejecutoria de la Real Chancillería

Sentencia en la parte final de la Ejecutoria de la Real Chancillería

Se nos ocurre como posible respuesta que José Antonio Manrique y Ocio fallece en 1719 y la Herencia de San Baudelio queda sin “dueño útil” al no interesar a su descendencia tal censo (y de hecho no aparece en su testamento de octubre de 1719). Tal circunstancia alentaría a los Lizano -advertidos de ello por algún berlangués- a congraciarse con la curia catedralicia seguntina que, como censualista, le otorga la enfiteusis subiendo el precio de la pensión anual, claro está. Y en el seno de esta rama de los Lizano (puesto que J.A. Manrique y Ocio lo era de otra rama), permanecerá hasta finales del siglo XIX (pasando por el Registro de la Propiedad de Almazán y aprovechándose de la situación creada por las desamortizadones en el s. XVIII, que les llevará de nuevo a considerar la propiedad como mayorazgo. La Heredad de San Baudelio -ermita incluida- finalmente será vendida en 1893 a doce vecinos de Casillas que serán los que venderán las valiosísimas pinturas románicas de San Baudelio por “cuatro perras” a León Levy, que se las lleva a los EEUU.

San Baudelio ciego curado

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. fmh permalink
    6 abril, 2015 6:02 pm

    Interesante artículo.
    Estamos haciendo un trabajo de investigación para la universidad y buscando información mediática y hemos dado con su página. Quisiera preguntarle de dónde ha obtenido las imágenes de las pinturas de San Baudelio. ¿Son de después de qué restauración? ¿Sabe quién las ha captado? ¿Sabe el año?
    Muchas Gracias

  2. 7 abril, 2015 2:13 pm

    Probablemente son de Juan Cabré, de antes del expolio… O del libro de Teógenes Ortego sobre San Baudelio que las tomaría probablemente de Cabré o de algún otro trabajo anterior artístico sobre San Baudelio. ¿De qué se trata la investigación que están realizando?

  3. fmh permalink
    8 abril, 2015 2:13 pm

    Dentro del archivo Cabré no he encontrado similitud… Puede que sea de otro, sí.
    Estamos recopilando toda la información posible acerca de su difusión y documentación que se ha hecho de esta ermita.

    Gracias por su respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: