Skip to content

Berlanga de Duero tiene ya listo su punto de observación de buitres y muladar

13 noviembre, 2015

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, ha concluido la construcción de un muladar vallado para la alimentación de especies necrófagas en Berlanga de Duero y un punto de observación de aves, fruto de un acuerdo de colaboración con el Ayuntamiento berlangués y el patrocinio de Iberdrola. La obra, con una inversión de 43.305 euros, ha sido ejecutada por Acciona Medio Ambiente, S.A. El delegado territorial, Manuel López, y la alcaldesa de Berlanga de Duero, María Reyes Oliva, han visitado esta mañana esta nueva infraestructura con la que se completa la red de muladares fijos (siete) que la Junta de Castilla y León tiene autorizados por la geografía provincial: San Leonardo de Yagüe (Cañón del río Lobos), Muro de Ágreda (Moncayo), Noviercas, Arcos de Jalón y los Rábanos.

Observatorio de rapaces necrofagas en Berlanga de Dueronnn

Además, la normativa actual contempla la posibilidad de autorizar anualmente a los titulares de ganadería extensiva el depósito de cadáveres, en determinadas condiciones, en las ‘zonas de protección para la alimentación de especies necrófagas de interés comunitario’ (ZPAEN).

Para la elección del emplazamiento se tuvo en cuenta dos factores: atender a una de las mayores poblaciones de aves necrófagas de la provincia y evitar riesgos de mortalidad innecesarios para estas por presencia de infraestructuras, principalmente líneas eléctricas y parques eólicos.

Una vez escogida la zona, se llegó a un acuerdo con el Ayuntamiento de Berlanga de Duero y con los ganaderos, consiguiendo el compromiso del aporte de restos por un ganadero de porcino, autorizado por la Junta de Castilla y León, que tiene su explotación a una distancia aproximada de un kilómetro.

La parcela cedida para este uso por el Ayuntamiento tiene una superficie total de 2,92 hectáreas, con un aprovechamiento de zona agrícola en 0,94 hectáreas y pinar joven de repoblación en 1,98 hectáreas. Para la construcción del muladar se ha utilizado la zona agrícola. En la zona de pinar, y sin necesidad de retirar la masa forestal existente, se ha colocado el observatorio de aves.

Muladar de buitres en Berlanga de Duero

Muladar y punto de observación de aves

Para la puesta en servicio de este nuevo muladar se han acondicionado una serie de viales, como la pista que parte desde la carretera provincial SO-P-4132 y conduce hasta la parcela donde se ubica, una senda hasta el observatorio de aves y un camino interior, de unos 150 metros, por el que se accede hasta el punto de depósito de los restos.

Se ha construido una plataforma de hormigón, de unos 300 metros cuadrados, para depositar los cadáveres de los animales. Se ha instalado un depósito, ajustado a la normativa vigente, para contener los restos no consumidos por las aves necrófagas, fundamentalmente piel y huesos. Este contenedor será vaciado periódicamente por una empresa especializada y autorizada para la gestión de este tipo de residuos.

El observatorio de aves, de 10 metros cuadrados con cubierta, se ha realizado en madera, asentado sobre una solera de hormigón. Para cada puesto de observación, debajo de cada ventana, se ha colocado un banco y una repisa de madera donde pueden depositarse libros, prismáticos, etc.

Por último, se ha vallado perimetralmente la finca, con un cerramiento de más de 400 metros lineales y 2,35 metros de altura, y se ha señalizado el equipamiento, advirtiendo previamente de su presencia y del uso adecuado del mismo, así como de las prohibiciones emanadas de la legislación vigente en lo relativo a la gestión de muladares.

Alimentación de especies necrófagas

Las Directrices Técnicas para la gestión de la alimentación de especies necrófagas en España, documento aprobado por la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente en julio de 2011, estableció las bases para posibilitar la recuperación de los sistemas de alimentación tradicionales de la fauna necrófaga, que habían sido prohibidos con la crisis de las vacas locas, siempre con las debidas garantías y en adecuada medida.

En Castilla y León entró en vigor en 2013 el Decreto 17/2013, de 16 de mayo, por el que se regula el uso de determinados subproductos animales no destinados al consumo humano para la alimentación de especies necrófagas de interés comunitario. Esta norma recoge los requisitos generales para la autorización de la alimentación de animales silvestres cuando se compruebe que las necesidades alimenticias de estas especies no están cubiertas de forma natural y que el estado de conservación de dichas especies mejorará con la aplicación de esta medida, así como las condiciones a cumplir para la alimentación en los dos supuestos posibles, muladares y zonas de aporte (ZPAEN).

Cubrir la población necrófaga del suroeste de la provincia

La comarca de Berlanga de Duero y, por extensión, las estribaciones sorianas del Sistema Central Oriental, acogen tradicionalmente una importante fracción de la población sub-adulta nacional de buitres leonados, alimoches y águila real, al ser una zona con una amplia tradición ganadera en extensivo. En un radio de 30 kilómetros desde la zona seleccionada para el acondicionamiento del muladar hay más de 280 parejas de buitre leonado (Gyps fulvus), 15 de alimoche (Neophron percnopterus) y 8 de águila real (Aquila chrisaetos), entre otras especies que pueden beneficiarse de la presencia de esta nueva infraestructura.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: