Saltar al contenido

El castillo de Gormaz fue uno de los escenarios escogidos para la última película de Terry Gilliam

19 mayo, 2018
tags:

El pasado 18 de mayo de 2018 vió la luz en el festival de Cannes (Francia), en un momento tan importante como es la ceremonia de clausura, la última película del excomponente de los Monty Patton Terry Gilliam “El hombre que mató a Don Quijote”. El afamado director, autor de múltiples películas, estuvo estudiando el castillo de Gormaz en el verano del año 2016, como se puede ver en las fotos, de la mano del productor Paulo Branco.

La fortaleza califal más grande de Europa le encantó al director, quien estuvo recorriendo el castillo acompañados de representantes del Ayuntamiento de Gormaz y de su numeroso equipo que le seguía mientras estudiaba las posibilidades del edificio propiedad de la pequeña localidad soriana.

Posteriormente, y mientras seguía en el aire la idea de grabar la película “El hombre que mató a Don Quijote”, durante la preproducción, los numerosos desacuerdos entre ambos llevaron al productor a suspender el inicio del rodaje. De esta manera se ha llevado a un conflicto judicial que enfrente  a Terry Gilliam, de 77 años, con el productor portugués Paulo Branco, quien compró al primero sus derechos de autor-director a través de su empresa Alfama Films con base en Francia. A cambio, Branco se había comprometido entre otras cosas a mantener la fecha del rodaje en octubre de 2016 y a respetar las decisiones artísticas de Gilliam.

Gilliam contactó entonces con la productora española Tornasol y con ella rodó el filme entre marzo y junio de 2017, en España y Portugal. Entretanto, el director lanzó un procedimiento ante la justicia francesa para anular el contrato de cesión de sus derechos en beneficio de Branco, y la contienda se resolvió recientemente a favor de Terry Gilliam.

En la mente de Gilliam el proyecto lleva en marcha desde 1991, con lo que hasta esta versión protagonizada por Adam Driver, Jonathan Pryce y Olga Kurylenko, ha habido muchos actores comprometidos con el filme, muchos intentos e incluso un rodaje de seis días en octubre de 2000 en el desierto de las Bardenas Reales. En aquel momento los protagonistas eran Johnny Depp y Jean Rochefort, y el rodaje -tal y como quedó registrado en el impresionante documental Lost in La Mancha- acabó derrotado por las fuerzas de la naturaleza en forma de lluvias torrenciales, los ruidos de los aviones de la OTAN que sobrevolaban el rodaje y la falta de presupuesto.

En este tiempo el argumento ha variado, y ahora no hay tanto viaje al pasado. Al inicio de esta última versión, su protagonista, Toby (Johnny Depp en el primer rodaje; posteriormente Ewan McGregor, Jack O’Connell y ahora Adam Driver), es un joven cineasta idealista que quiere rodar su versión del Quijote en un pueblo español. Años después, se ha convertido en un arrogante publicista, corrompido por el dinero. Vuelve a España a grabar un anuncio, se ha liado con la esposa de su jefe, y lucha contra el mal tiempo y su propio ego. Un gitano aparece con una copia de su viejo filme estudiantil. Toby decide regresar al pueblo donde lo filmó y donde el viejo que encarnó a su don Quijote (Jean Rochefort, Robert Duvall, Michael Palin, hoy Jonathan Pryce) se ha vuelto loco pensando que es el auténtico caballero de la triste figura, y que tras una serie de calamidades confunde a Toby con Sancho Panza. Ambos, por diferentes motivos, saldrán de viaje a buscar a Dulcinea. Junto a Driver y Pryce están Óscar Jaenada, Rossy de Palma (que había estado en 2000 y vuelve a enrolarse), Olga Kurylenko, Eva Basteiro-Bertoli (Pa negre) y Stellan Skarsgård (que encarna al jefe de Toby).

Durante once semanas y con 16 millones de euros de presupuesto, han rodado en Toledo, Madrid, Tomar (un pueblo cerca de Lisboa) y Fuerteventura. En la producción, además de Tornasol con Gerardo Herrero y Mariela Besiuesky, están Amy Gilliam (hija de Terry) y el mítico Jeremy Thomas.

Finalmente y a pesar de haber descartado las localizaciones sorianas en el citado filme, “El hombre que mató a Don Quijote” ha visto la luz, al parecer de la crítica con más sombras que luces.

Mientras tanto el castillo de Gormaz ha sido el testigo de numerosos otros eventos y que en palabras de su alcalde Rodolfo Cabanas Viana se esté estudiando la posibilidad de aprobar una ordenanza que regule estos actos.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: